17/6/11

Difama, que algo queda…

15-M

Vaya por delante que la violencia nunca es justificable para dilucidar los pros y los contras entre individuos. En un régimen democrático nunca lo es, razón por la que me adhiero a todos aquellos ciudadanos que de una forma u otra han manifestado su repulsa por hechos acaecidos a las puertas del Parlament de Catalunya, acciones que todos hemos podido visionar o leer información al respecto en los medios de prensa y TV.
De forma similar es reprobable, la información dada por los mass media de lo sucedido, a todas luces, en general partidista y no obviando la oportunidad para desacreditar al movimiento 15-M (Democracia Real Ya) que en todo momento su actitud ha estado marcada por el civismo y la no violencia. Frases como, “Indignados, Indignos” portadas en determinados diarios, pone en evidencia la ausencia de objetividad en el análisis de lo acontecido.
A modo de ejemplo: Es palpable que cuando el Barça obtiene triunfos deportivos sus seguidores manifiestan su alegría en la vía pública, de manera notable en Barcelona. De forma reiterativa esta euforia deriva en actos vandálicos que afectan: a los seguidores alegres pero pacíficos, al mobiliario urbano—siempre le toca a la Fuente de Canaletas— y a los comerciantes. Al día siguiente, los mass media en general, rápidamente hacen la aclaración de que los hechos vandálicos no se pueden atribuir al aficionado y seguidores del Barça que es más que un club, sino, a los vándalos de siempre que haberlos, haylos.
Es a mi criterio un sesgo interesado para desmotivar a los ciudadanos ante la corruptela, que como una mancha de aceite se extiende por nuestras instituciones. Al colectivo D.R.Y no le han dado ni una oportunidad.
Tienen mi apoyo este y cuantos otros movimientos: Indignados, Cabreados o de Mala Leche… que se enfrenten, mediante el diálogo y teniendo como arma la fuerza de las ideas a esta plutocracia que nos engulle y nos coarta. Por que las Leyes sin Justicia son opresión.

Firmado, un Indignado más

4 comentarios:

Juansimov dijo...

No podía estar más de acuerdo contigo Antonio, ademas no tardaran los partidos político en utilizar este movimiento como arma unos contra otros.

Salud.

Antonio Alonso dijo...

Lo que expones en tu comentario es viable dentro de las estratagemas posibles, en un poder que se siente por primera vez cuestionado. Contra ella, la confianza en una juventud ilusionada con el ideal de que “un mundo mejor aún es posible” y el apoyo de aquellos que sentimos “la añoranza de un sueño” Mayo del 68. Que no cunda el desanimo ante la adversidad, la derrota solo es patrimonio de aquellos que no lo intentan.

Salud

Anónimo dijo...

No me jodais cual ha sido la ultima fiesta que no haya acabado en "sarao". Barcelona se ha llenado de parasitos ocupas que han convertido el oasis català en el centro de disturbios de Europa.El movimiento de indignos lo que ha de hacer es politica real y dar la cara.Ir a la contra es lo mas facil del mundo levantar un proyecto lo mas dificil.Valentia y dejar de llorar.

Antonio Alonso dijo...

Respeto tu opinión como no podía ser de otra manera, pero obviamente no la comparto. El movimiento surgió fruto, a mi entender, de un desencanto al comprobar, una elección otra, como aquellos a los hemos elegido, los que hemos votado, a lo largo de estas décadas se han convertido en una casta. Entiendo y deseo que este movimiento no deba constituirse en un partido político, dado que, cómo sea podido observar no es un movimiento con ideología de derechas o de izquierdas, es una globalidad de ciudadano heterogenia que reclaman a sus políticos, que han sido elegidos para servir no para servirse. Pedimos, porque yo me incluyo, con los vocablos de los jóvenes: Que hay que hacer un Reset y reiniciar el sistema se nos ha contaminado y hay que limpiarlo.
Salud
PD: ¿Dónde estaban ayer en las manifestaciones los violentos?