24/4/12

“La VISA Sanitaria”

images
Mentir, según el diccionario de uso del español de María Moliner es: Cosa que se dice sabiendo que no es verdad, con intención de que sea creída. Este parece ser el único propósito de este Gobierno si nos atenemos a las manifestaciones públicas vertidas por el Presidente y sus Ministros antes de vencer en las elecciones y con posterioridad ya con mayoría absoluta otorgada por la voluntad de una mayoría de ciudadanos. Por citar solo las más notables tenemos que: No abaratarían el despido, hemos pasado de 45 días por año trabajado a 20; No subirían los impuestos, nos han subido la retención del IRPF; No bajarían las pensiones, —esto es una ofensa a la inteligencia— las han subido un uno y la retención del IRPF un dos; Nunca aplicarían el copago, En dos meses, nuevo modelo de copago farmacéutico extendido a pensionistas. Si el mentir no es correcto, manipular la mentira es obsceno.
Las medidas que está tomando el gobierno respecto a la sanidad pública no son de recibo. Considero que “el derecho a la salud” es un valor patrimonial importante, que se ha de conservar por su repercusión social. Contrariamente a la opinión algunos políticos como el consejero de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, que opina que "la salud es un bien privado que depende de uno mismo, y no del Estado".
Si bien la medida que ha tomado la Generalidad de Cataluña, de cobrar 1€ por receta tiene un afán recaudatorio —se le supone con fecha de caducidad— el modelo de copago farmacéutico, viene para quedarse y lleva implícito el germen del futuro copago sanitario, dado que, so pretexto de poder cobrar el canon en función de nuestra declaración de renta, se modificaran las tarjetas sanitarias actuales por otras “la nueva VISA sanitaria” en las que en su banda magnética se hallará registrada nuestra renta. Dice un refrán que “en el rascar todo es empezar”. En el copago lo mismo, la nueva tarjeta sanitaria posibilitará el poder, a mi entender, en un futuro próximo la ampliación del copago, ejemplo: por pruebas analíticas o radiológicas; visitas a urgencias; estadas hospitalarias etc.
El Gobierno a la hora de aplicar recortes en sanidad, utiliza el consabido método de hacer a la victima culpable, lo vemos a diario con los desahucios “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”. En lo que concierne a la salud “que despilfarramos recursos sanitarios”. ¡Vaya!, que los medicamentos y pruebas diagnósticas nos las prescribimos nosotros.
Aún existe en la opinión pública en general, la creencia de que por el hecho de que seamos atendidos en los centros de salud y no se nos reclame por el acto médico ningún emolumento, la prestación no la pagamos. También es común la creencia, que las prestaciones sanitarias que recibimos, ya las hemos pagado con antelación a través de las cotizaciones a la Seguridad Social, craso error, en ambos casos. El coste de los recursos precisos para la atención sanitaria, son cubiertos solidariamente mediante los impuestos recaudados por el Estado.
En los Presupuestos Generales del Estado la asignación partida específica para el Sistema Sanitario en el año 2011 fue el 9,6 % del PIB, asignación en consonancia con la media de los países miembros de la UE. Pero curiosamente por debajo de países de nuestro entorno: Portugal destina 11% de su PIB; Francia 11,9; Grecia 10,2; solo superamos en una decima a Italia que destina el 9,5 de su PIB.
Con anterioridad a la confirmación del copago farmacéutico, he publicado varios artículos en el blog que a mi criterio podrían ser de utilidad implementar en el presente.
Copago Sanitario 01/06/2010
Por sus hechos los conoceréis 30/11/2011
De aquellos polvos vienen estos lodos 27/07/2011
¿Supermercado o Farmacia? 10/06/2011
Prejuicios 08/04/2010

1 comentario:

Ful Navalon dijo...

Hoy 25 de abril, de hace ya algunos años, en concreto de 1986, entraba en vigor La ley General de Sanidad, del asesinado ministro socialista Ernest Lluch, una ley, que establecía, entre muchas otras más cosas, la equidad y la universalización como pilares de nuestro Sistema de Salud.

Pues bien, hoy, justo 26 años después, podemos decir que la Sanidad, tal y como la concebíamos hasta ahora, se ha acabado.

Nos sorprende la capacidad de manipulación de la derecha, que como si de memoria se hubiera aprendido los Principios de Propaganda de Goebbels, es capaz de seguir mintiendo, pero ya no nos sorprende por sus mentiras, sino por ver hasta donde es capaz de llegar mintiendo tan soezmente.

Mal comienzo, el del Gobierno de Rajoy, si sigue las estrategias de su gran amigo y gran estadista Jose Mª Aznar, que ya no se acuerda, de que las mentiras al pueblo se acaban pagando.

A ver si los trabajadores (y sobretodo los que votaron al PP), aprendemos de esto de una vez, y no nos dejamos embaucar por los cantos de sirena de la derecha.

Y lo peor de todo, es que todo lo que nos explica Antonio, han sido capaces de hacerlo en tan solo cien días... lo que quiere decir que nos quedan más de 3 años...

Gracias Antonio, por el artículo y un fuerte abrazo.

Ful